31 dic. 2011




Le gustaba perderse por los bosques de los alrededores en otoño, caminar sobre la playa en invierno, observar los rosales en primavera y leer en voz alta fragmentos de algún libro las mañanas de verano. 

Sus ojos hablaban siempre de lo mismo, guardaba sus palabras como fotografías desgastadas por el tiempo. Su corazón gritaba cuando nadie escuchaba. A escondidas, por medio de palabras cifradas.

Recitaba abecedarios de momentos imposibles. Le gustaba jugar a oscuras mientras enredaba el aire en silencio. Adoraba caminar sola, le hacia sentirse menos sola.

Era capaz de recordar la última conversación, lo último que él dijo, intentaba recordarla cada noche. 

Adoraba las despedidas, sabia que se convertirían en nuevos encuentros. Soñaba despierta constantemente y en sus noches de sueños desconectaba del mundo aparente.

Desayunaba sola, solo el frío viento de mañana le acompañaba. Quería recorrer mundo, hacer del lienzo de su vida el mejor cuadro de la historia.

Era ambiciosa, sabe que lo conseguiría. Solo persigue sus sueños aunque le lleven a otras orillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario