13 jun. 2011

La venganza nunca es un camino recto. Es un bosque. Y, como en un bosque, es fácil perderse. Perderse y olvidar de dónde venías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario