13 jun. 2011

La noche que Max se puso un traje de lobo y comenzó a hacer una travesura tras otra.
Su mamá le dijo: “¡ERES UN MONSTRUO!”
Y Max le contestó: “¡TE VOY A COMER!”
Y lo mandaron a la cama sin cenar.
Esa noche en la habitación de Max nació un bosque y el bosque creció y creció hasta que el techo se cubrió de enredaderas
y las paredes se transformaron en el mundo a su alrededor y de repente apareció un océano y Max navegando en su bote
y navegó día y noche durante varias semanas y casi más de un año, hacia donde viven los monstruos.
Y cuando llegó al lugar donde viven los monstruos éstos emitieron unos horribles rugidos y crujieron sus afilados dientes
y lo miraron con ojos centelleantesy le mostraron sus horribles garras.
Hasta que Max dijo: “¡QUIETOS!” y los domó con el truco mágico de mirarlos fijamente a los ojos sin pestañear y se asustaron tanto que dijeron que él era el monstruo más monstruo de todos.
y lo nombraron rey de todos los monstruos. “Y ahora”, gritó Max, “¡que comiencen los festejos!”
“¡Basta ya!” gritó Max y ordenó a los monstruos que se fueran a la cama sin cenar. Y Max el rey de todos los monstruos se sintió solo y deseó estar en un lugar donde hubiera alguien que lo quisiera más que a nadie. De repente desde el otro lado del mundo le llegó un rico olor a comida y renunció a ser rey del lugar donde viven los monstruos.
Pero los monstruos gritaron: “¡Por favor no te vayas-te comeremos- en verdad te queremos!”
A lo cual Max respondió: “¡NO!”
Los monstruos emitieron unos horribles rugidos y crujieron sus
afilados dientes y lo miraron con ojos centelleantes y le mostraron sus terribles garras pero Max subió a su bote y se despidió de ellos y navegó de regreso casi más de un año por varias semanas y durante todo un día... hasta llegar a la noche de su propia habitación donde encontró su cena... que aún estaba caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario